5ta Marcha Mundial contra Monsanto y semilleras transgénicas

5ta Marcha Mundial contra Monsanto y semilleras transgénicas

May 18, 2017

El colectivo Nada Santo Sobre Monsanto convoca al pueblo de Puerto Rico a la Quinta Marcha Contra Monsanto y demás Semilleras Transgénicas en Puerto Rico. El evento que denuncia la presencia y el peligro de los transgénicos en la escala nacional y global se realizará este domingo 21 de mayo de 2017, a las 10:00 AM y el punto de encuentro de inicio de la actividad será frente al Tribunal Federal de Hato Rey ubicado en la Ave. Chardón. La actividad será dedicada en conmemoración a Carmelo Ruiz Marrero, quien dedicó gran parte de su vida a educar, investigar, y escribir sobre los peligros de los transgénicos con un compromiso incesante y genuino con su patria.

La ingeniería genética en la agricultura, en manos de grandes corporaciones multinacionales, representa una gran amenaza a la soberanía alimentaria de Puerto Rico y del mundo. Esta tecnología no solo ha fracasado en resolver los problemas de hambruna y contaminación ambiental, como prometen sus proponentes, sino que promueve el uso desmedido de agrotóxicos en la tierra, el agua y el aire, privatiza las semillas: patrimonio de la humanidad, empobrece y enferma a los agricultores, agricultoras, campesinos, campesinas, sus familias y comunidades y su consumo ha sido vinculada con graves daños a la salud.

Cientos de pueblos en los seis continentes del mundo estarán marchando esta semana a favor de la vida y en contra de la muerte que promueve Monsanto y las demás semilleras transgénicas. Este domingo, como ya es costumbre se marchará en Puerto Rico con el propósito común de protestar y denunciar el daño que la Industria de la Biotecnología Agrícola en Puerto Rico provoca a la salud, al ambiente, al país y a la misma vez se resaltará la propuesta agroecológica que evidencia que sí se pueden generar alimentos sanos en abundancia que promuevan la biodiversidad y que satisfagan las necesidades alimentarias del mundo integrando los principios de la justicia social.

Los integrantes del colectivo multisectorial enfatizaron que la marcha va dirigida explícitamente en contra de: Monsanto, Bayer CropScience, DuPont Pioneer, Syngenta, Illinois Crop Improvement, Dow AgroSciences y AgReliant Genetics, compañías multinacionales que están presentes en Puerto Rico y diariamente experimentan con tóxicos como el glifosato (ingrediente activo en herbicida RoundUp) en gran parte de los mejores terrenos agrícolas del país.

La nutricionista y representante del colectivo, Vilma Calderón expresó: “El glifosato es un atrapador de metales cuyo uso inicial era para limpiar tuberías. Ese es el compuesto que está presente en los alimentos modificados genéticamente y que la industria de la biotecnología agrícola insiste en afirmar que es seguro. Sin embargo, los estudios independientes evidencian que las semillas transgénicas no sólo tienen una cantidad menor de minerales como calcio, magnesio y aminoácidos, sino que contienen otros alergenos que no están presentes en las semillas naturales. Además, los residuos de glifosato en estas semillas son mayores y sus efectos se asocian con inflamación y una disbiosis en el intestino que afecta el sistema inmunológico y la producción de neurotransmisores. El glifosato también se asocia a problemas de malformaciones y a cáncer”.

Por su parte, Salvador Tió, portavoz del grupo, señaló: “Ese día también vamos en grande contra la Junta de Control Fiscal, principal aliado del Puerto Rico Agricultural Biotechnology Industry Association (PRABIA), entidad que conglomera las corporaciones transgénicas en el país y que vela por sus intereses. La Junta de Control Fiscal a través de la ley Promesa, tiene la potestad de irse por encima de políticas públicas y reglamentos ambientales en nuestro país, por lo que muchos de nuestros terrenos agrícolas, reservas naturales, costas, acuíferos, nuestro aire y comunidades ahora mismo se encuentran en estado de peligro. A fin de cuentas, La Junta de Control Fiscal representa los mismos intereses que la industria de los transgénicos en Puerto Rico y eso se basa en enriquecer a unos pocos a mientras degradan nuestros recursos naturales y la salud de todo un pueblo.”

Puerto Rico representa uno de los centros de experimentación con transgénicos más importantes del mundo y ha tenido repercusiones lamentables y muy peligrosas que han sido claramente señaladas, y al día de hoy desatendidas por el gobierno. El desarrollo de las compañías dedicadas a la experimentación transgénica en Puerto Rico ha representado el acaparamiento de las mejores tierras de la Isla y se ha beneficiado de millonarios incentivos del Departamento de Agricultura y el gobierno de Puerto Rico. Además, la expansión de las operaciones de estas compañías han ampliado el desarrollo de plagas, el peligro de contaminación genética, la degradación de los suelos y la contaminación del ambiente y las comunidades circundantes.

Por otro lado, a raíz de investigaciones realizadas por el Centro de Periodismo Investigativo de Puerto Rico y publicadas en la serie Paraíso Transgénico, se ha podido dar a conocer que el gobierno de Puerto Rico otorgó más de $526 millones a estas compañías en pleno período de crisis fiscal, que existen casos de empleados de estas compañías que han quedado enfermos por las labores que realizaban, y que la expansión de esta industria es cada vez más rápida y amplia.

Jesús Vázquez, representante del grupo enfatizó: “Entendemos que el escenario está muy claro y es por esto que promovemos y apoyamos la agroecología como plataforma ambiental, justa y saludable para generar alimentos en Puerto Rico. Muchísimos agricultores, agricultoras, campesinos, campesinas, educadores, educadoras, organizadores y organizadoras llevan años trabajando desde el campo y la ciudad para promover, visibilizar, y rescatar conocimientos ancestrales que tienen mucho que ver con nuestra identidad como pueblo caribeño y latinoamericano. Esta lucha por la soberanía alimentaria y a favor de la agroecología es una de ámbito local y global que es constante y que ayuda a reducir el calentamiento global. Además, es uno de los movimientos que con mucho esfuerzo y sacrificio ha logrado que en más de 35 países se haya prohibido que estas compañías operen en sus territorios y que no se cultiven semillas genéticamente modificadas en sus tierras. A fin de cuentas el pueblo sigue en lucha y construyendo y proponiendo con sus propios proyectos porque creemos en un Puerto Rico sustentable, sano, justo, feliz y completamente libre de transgénicos.”

Monsanto propone diálogo comunitario

Por su parte, Miguel Pereira, gerente de relaciones comunitarias de Monsanto en Puerto Rico, exhortó a que se abran los canales de diálogo y discusión sobre la agricultura moderna y su impacto ambiental.

“Los más de 20,000 empleados de Monsanto estamos comprometidos a tener un diálogo abierto sobre la agricultura moderna y cómo se cultivan los alimentos mientras nos enfocamos en el uso de herramientas digitales, datos e investigación para encontrar soluciones que balanceen la necesidad de alimentar a la gente y proteger el planeta. Estamos orgullosos del trabajo que hacemos, y estamos ansiosos de que la gente sepa más sobre nosotros. A través de la innovación y la colaboración con agricultores y organizaciones asociadas, desarrollamos nuevas herramientas que ayudan a los agricultores del mundo a cultivar alimentos utilizando menos recursos naturales de la Tierra. Sabemos que la gente tiene diferentes puntos de vista sobre estos temas, y es importante que sean capaces de expresarlos y compartirlos”, concluyó.

Como ya es tradición, la Marcha culminará en un Mercado Agroecológico para resaltar la propuesta agroecológica. Esta ocasión todas y todos los presentes tendrán la oportunidad de visitar el Mercado Agroecológico de la Placita Roosevelt coordinado por la Cooperativa Orgánica Madre Tierra, con el fin de darle reconocimiento y respeto a todas y todos aquellos que laboran la tierra y le ofrecen comida sana al pueblo.

Por estas razones y algunas más es que el mundo se une para alertar sobre las compañías multinacionales dedicadas a “crear” semillas transgénicas y se convoca al país entero a marchar y reclamar la salida de estas compañías de la Isla y desarrollar juntos una plataforma amparada en la soberanía alimentaria.

INFORMACIÓN:

1) Punto de encuentro de la Marcha: frente a Tribunal Federal de Hato Rey en la Ave. Chardon.

2) Desde el Tribunal de Hato Rey se marchará hasta el edificio donde se ubican las oficinas de la Junta de Control Fiscal en la Ave. Ponce de León.

3) Finalmente, se marchará hasta el Mercado Agroecológico de la Cooperativa Madre Tierra en la Placita Roosevelt donde podrá conocer y apoyar de primera mano a agricultores, agricultoras, campesinos, campesinas, elaboradores y elaboradoras de comida locales. Además, habrá un programa de charlas educativas, y actividades.