Buscan mayores beneficios para pacientes de fibromialgia

Buscan mayores beneficios para pacientes de fibromialgia

16/04/2018

Comprometido con cada paciente de fibromialgia que hay en Puerto Rico, el senador del Distrito de Guayama, Carlos Rodríguez Mateo, acaba de radicar el Proyecto del Senado 887.

Senador del Distrito de Guayama, Carlos Rodríguez Mateo

“Para establecer la política pública del Gobierno de Puerto Rico entorno a la fibromialgia y que la Administración de Seguros de Salud de Puerto Rico (ASES) incluya esta enfermedad en su cubierta especial; ordenar al Departamento de Salud (DS) de Puerto Rico que los pacientes de fibromialgia puedan tener acceso al dinero disponible en el Fondo General de Enfermedades Catastróficas del Gobierno de Puerto Rico; enmendar el inciso (c) del Artículo 2 de la Ley Núm. 28-2018, para añadir una nueva enfermedad; y para otros fines”, lee la medida presentada por el también Presidente de la Comisión de Salud Ambiental y Recursos Naturales.

De acuerdo con el legislador del Partido Nuevo Progresista (PNP), la fibromialgia aún no tiene cura alguna y sigue atacando el cuerpo de más gente en la Isla.

“Nuestro compromiso inquebrantable es con los ciudadanos de nuestra Isla, por lo que queremos que tengan acceso a los servicios de salud necesarios para elevar su calidad de vida… Esto, nos obliga a presentar esta legislación para atemperar sus necesidades con las leyes sobre salud ya existentes”, manifiesta Rodríguez Mateo, quien también es médico de profesión.

La fibromialgia es una condición de salud neuro-inmune-endocrina, que lleva como pareja un desarreglo bioquímico.

“Se caracteriza porque causa fatiga física y metal y porque produce múltiples síntomas: dolor musculoesqueletal generalizado y sensación dolorosa a la presión en unos puntos específicos. Asimismo, rigidez generalizada, sobre todo, al levantarse por las mañanas y sensación de inflamación mal delimitada en las manos y en los pies”, explica el Senador del Distrito de Guayama, quien hace hincapié en que “el inicio de los síntomas suele presentarse entre los 20 y los 40 años de edad… Esta enfermedad reduce la actividad de la persona entre un 50 y un 80 por ciento, respecto a lo antes realizado”.