¿Hay relación entre “ser productivo” y “tomar vacaciones”?

¿Hay relación entre “ser productivo” y “tomar vacaciones”?

April 16, 2017
La productividad no depende solo de cuán duro trabajemos, sino de cuánto valor obtenemos por cada hora que pasamos en el trabajo.

En Francia, los trabajadores pueden dedicar menos horas al trabajo y tomarse más vacaciones que en otros países y, sin embargo, sus niveles de productividad son cercanos a los de lugares como Alemania y Estados Unidos.

La productividad francesa también es mayor que la de su vecino al otro lado del Canal de la Mancha, el Reino Unido.

“Según los últimos datos, Francia es alrededor de un 30 % más productiva que el Reino Unido”, asegura John Van Reenen, catedrático de Economía en el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

“Esto implica que, por cada hora que trabajan los franceses, obtienen un 30 % más de resultado que un británico medio”, dice.

Estas son las principales causas de la elevada productividad francesa, y no todas son buenas:

1. Alta inversión en tecnología y maquinaria

El sector minorista es uno de los más productivos de la economía francesa.

Sus empresas se han visto beneficiadas por una regulación que ha permitido construir enormes hipermercados a las afueras de cada ciudad.

Pero las economías de escala no son la única causa de esta productividad, según el profesor Philippe Askenazy, de la École Normal Superieure de París (capital), quien ha estudiado los supermercados franceses porque son los más productivos de la OCDE (Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos), el club de las economías más ricas, con sede en París.

2. Una buena infraestructura

Pero los super-mercados y el resto de los sectores económicos se benefician también del hecho de que las infraestructuras en Francia sean muy buenas.

La mayor parte de las ciudades principales están conectadas por tren de alta velocidad, y esto no sucede solo en París y sus alrededores.

3. Trabajadores aplicados

Las empresas francesas invierten en soluciones de alta tecnología como ésta porque tienen que hacerlo: los trabajadores franceses son caros.

No pueden ser obligados a trabajar más de 35 horas a la semana sin que se les paguen horas extra o se les dé compensación.

4. Las universidades de élite

Escuchando al gerente de la planta de Gobain, Jacques Moronvalle, queda claro que al igual que muchos otros en la cima de la industria francesa, es graduado de una de las Grandes Écoles, una de las universidades de élite cuyos licenciados dominan la sociedad y la economía.

En uno de los laboratorios, el investigador Bertrand Davis lleva a cabo una investigación

“Estoy trabajando en el campo de ingeniería de tejidos. Quiero producir huesos artificiales”, explica.

5. Los excluidos de la fuerza laboral

Pero si Francia es un país tan productivo, ¿por qué es percibido con frecuencia como el enfermo de Europa?

El crecimiento, de hecho, ha sido lento e intermitente. Y el desempleo es el doble que en Reino Unido.

“Hay una dicotomía: junto a esas empresas tan eficientes también hay muchas empresas pequeñas no muy productivas, y a menudo muy viejas, con dinámicas empresariales no tan vibrantes como en otros países”, explica Nicola Brandt, economista de la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) especializada en Francia.

Es indudable que Francia está haciendo muchas cosas bien: está casi a la par con Alemania y Estados Unidos, dos economías comparables y entre las más productivas del mundo.

Fuente: HispanTV