Advierten daños de servicios que se ofrecen sin la supervisión de un dentista

0
201

Los miembros de la Junta Examinadora Dental de Puerto Rico y el Colegio de Cirujanos Dentistas advirtieron el martes sobre los daños irreparables e irreversibles de tratamientos que se ofrecen sin la supervisión de un dentista, así como complicaciones, a corto y a largo plazo y los altos costos que éstos generan como consecuencia para el paciente.

“El efecto que tiene este tipo de laboratorio directo al consumidores, es eliminar el dentista”, denunció en declaraciones escritas, Miguel Alvarado, presidente de la Junta Dental Examinadora de Puerto Rico.

Alegó que existen varias compañías que ofrecen servicios dentales, por Internet, anuncios televisados u otros medios, sin contar con la presencia de un dentista capacitado y certificado por las autoridades de salud de Puerto Rico.

Alegó que algunas de éstas ofrecen tomar imágenes digitales para luego producir prótesis que modifiquen la alineación de la dentadura. Otras instruyen a los pacientes para que sin la intervención de un dentista, sean ellos mismos quienes tomen sus impresiones dentales y ordenen aparatos médicos y prótesis dentales, tales como retenedores, aparatos respiratorios, blanqueadores dentales, cajas de dientes parciales, esmalte y alineadores dentales.

Indicó además, que un dentista certificado es quien único puede desarrollar y establecer un plan de salud dental ajustado a las necesidades particulares de cada paciente, a través de todas las etapas del tratamiento. El laboratorio dental requiere instrucciones del dentista como guía para manufacturar correctamente las prótesis o aditamentos dentales.

De otra parte, explicó que la Ley Número 75 del 8 de agosto de 1925, requiere que toda persona que provea servicios y cuidado dental, sea dentistas y sus especialidades, asistentes dentales o higienistas, estén certificados por la Oficina de Reglamentación y Certificación de los profesionales de la salud.

Por su parte, la presidenta del Colegio de Cirujanos Dentistas de Puerto Rico (CCDPR), Lourdes Castellví alertó sobre las consecuencias de contratar los servicios de estas empresas sin dentistas certificados.

“Entre las consecuencias de esta práctica, está el colocar prótesis dentales en dientes con caries. En este caso, las caries se siguen desarrollando, por lo que el tratamiento fracasaría y con ello, el paciente perdería su inversión. En otras ocasiones, la falta de evaluación y supervisión de un dentista, redunda en que el paciente no consiga los resultados deseados luego de haber invertido en un tratamiento, y como resultado no tiene a dónde o a quién recurrir para reclamar”, aseguró la dentista.

Señaló además que una de las consecuencias más nefastas de someterse a un tratamiento dental sin haber sido evaluado por el dentista certificado, es el desarrollo de caries no diagnosticadas, lo que podría destruir las piezas dentales. En estos casos, el tratamiento posterior no sólo es doloroso y extenso, sino que es sumamente costoso para el paciente.

“El dentista es el proveedor primario de servicios dentales y sobre éste recae la responsabilidad por el tratamiento y cuidado dental,incluyendo las prótesis o aditamentos de sus pacientes. Es el dentista quien receta la prótesis, quien ordena la manufactura de la misma, es quien recibe notificaciones de los materiales utilizados en la confección y el lugar de origen de estos. El dentista es quien además entrega y ajusta la prótesis a sus pacientes y a donde éste puede acudir cuando siente dolor o necesita ajustar su prótesis”, añadió Castellví.

“La venta de prótesis y aditamentos dentales directamente al paciente por parte de estas empresas sin la intervención de un dentista certificado, representa un riesgo para la salud dental. Es importante que el paciente esté consciente de sus consecuencias y evite ser víctima de éstas”, puntualizó la presidenta del CCDPR.