En agosto se celebra el Mes de Llevar tu Gato al Veterinario y, por primera vez, el Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico (CMVPR) y la marca de alimentos para mascotas Royal Canin, se unirán para concientizar sobre la importancia de llevar los gatos al veterinario.

“Existe el mito de que los gatos son de la calle y por tal razón no necesitan ir al veterinario, algo completamente falso… y, pueden estar propensos a condiciones que hay que vigilar y cuidar”, advierte Ana Vecchini, ejecutiva de mercadeo de Royal Canin Puerto Rico.

“Condiciones, tales como la obstrucción urinaria y problemas renales son comunes en los gatos y esta es una de las razones por las cuales los guardianes de gatos deben ser disciplinados en las visitas de sus gatos al veterinario y así prevenir complicaciones de salud.  Además, es imperante que los gatos sean esterilizados,” dijo Frances Piñeiro, presidenta del CMVPR.

Los domingos de agosto, se llevarán a cabo varios Facebook Lives con veterinarios locales, especialistas en gatos, quienes orientarán sobre distintos aspectos de la salud de los felinos y contestarán las preguntas del público.  Royal Canin, además, llevará a cabo un simpático concurso en sus redes sociales llamado Gatitudes.  A través de votaciones de los mismos usuarios se escogerán las mejores fotos de gatos en distintas categorías.  Los ganadores recibirán un “voucher” para llevar su gato al veterinario.

A continuación, presentamos varios consejos del Dr. Armin Frehoff, veterinario gerente para México y Puerto Rico de comunicación científica de Royal Canin, para facilitar el viaje y la visita del gato al veterinario.

Antes de la visita:

Los gatos siempre deben ir al veterinario en un bulto o kennel.  Lo mejor es uno rígido cuya tapa se pueda quitar. Debe ser lo suficientemente largo como para que el gato quepa cómodamente y lo suficientemente ancho como para que pueda darse la vuelta.  El bulto debe estar en en un lugar tranquilo de la casa como una parte más del mobiliario, con la puerta abierta y fija para que no pueda cerrarse de repente y asustar al gato al entrar o salir. Dentro debe haber una cama mullida o una toalla y un juguete que le guste mucho.

 El día de la visita:

– Se debe meter al gato en el bulto con antelación y sin prisas, con un juguete y comida. Es ideal que sea él/ella quién decida entrar y no lo/la metamos a la fuerza.

–  Avisar al centro veterinario cuando se salga para allá con nuestro gato para preguntar si hay perros en la sala de espera o demasiada gente.  Si fuese así lo mejor será ir en otro momento.

–  Cubrir el kennel o bulto con una toalla o manta.

– Evitar golpear el bulto con objetos o con nuestras piernas. Lo más recomendable es llevarlo en nuestros brazos y hablarle al gato con tranquilidad.

– En el carro, verificar que el bulto o kennel esté asegurado con el cinturón de seguridad.  Cuidado con el volumen de la música y otros sonidos.

En la sala de espera:

No poner el bulto en el piso si hay perros en la sala y mantenerlo cubierto.

De vuelta a la casa:

Si en tu hogar hay varios gatos, debemos tener en cuenta que, en muchas ocasiones, al volver uno de ellos del veterinario puede aparecer un episodio de agresividad por parte de los gatos que se hayan quedado en la casa. Es importante que, en estos casos, al llegar a casa llevemos al gato que ha salido a una habitación oscura, coloquemos el bulto en en el piso con la puerta abierta y demos tiempo al gato para salir.  Se deben juntar todos los gatos de la casa después de unas horas de la llegada del que ha ido al veterinario, siempre observando la reacción de los otros.

Fuente y artículo original: PlaceresPR.Com



¡Joven, este mensaje es para ti! Estás entre las edades de 12 a 19 años y estudias en el sistema público del país. Queremos conocer tu historia de éxito. Registro para participar de los nuevos "influencers"




En casa aprendo presenta, de forma dinámica y entretenida, un currículo de las materias de español, inglés, ciencias, matemáticas, estudios sociales, bellas artes y educación física.