El anuncio de la compañía de cruceros Royal Caribbean de que reducirá “significativamente” sus atraques en San Juan a partir de la temporada 2021-2022, y la posibilidad de que sigan su ejemplo otras empresas, podría ser un “golpe mortal” para la economía de la capital de Puerto Rico.

Así lo ha advertido la alcaldesa de la ciudad, Carmen Yulin Cruz, tras reunirse este lunes en Miami con la Asociación de Cruceros de Florida y del Caribe (FCCA, por su sigla en inglés).

Por ello ha solicitado a la gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez, que paralice el proceso de privatización de los puertos.

“Gobernadora haga lo correcto para todo Puerto Rico, no lo correcto para algunos inversionistas. La privatización es un golpe mortal para nuestros pequeños comerciantes, para los hoteles, para los excursionistas, los taxistas y para nuestra gente. Privatizar los puertos es darle la llave de nuestro país a un tercero, que no puede prometer nada porque no es dueño de cruceros”, advirtió este martes la primera ejecutiva municipal.

Carmen Yulín Cruz se reunió con los oficiales de la FCCA para conocer, de primera mano, la posición de las compañías de crucero sobre la posible privatización del puerto de San Juan y los pasos que estas empresas tomarían de materializarse la intención del gobierno.

En la reunión estuvieron presente la presidenta y el vicepresidente de la FCCA, Michele Paige y Adam Ceserano, respectivamente, el vicepresidente de Royal Caribbean, Adam Goldstein; el presidente de Bahamas Paradise Cruise Line, Kevin Sheehan; el presidente de Carnival Corporation & plc., Micky Arison; el presidente y CEO de Disney Cruise Line, Jeff Vahle; el presidente y CEO de Norweigian Cruise Line Holdings Ltd., Frank Del Río; el presidente y CEO de Regent Seven Seas Cruises, Jason Montague; y el presidente y CEO de Virgin Voyages, Tom McAlpin.

“El gobierno central ha iniciado el proceso de privatización del puerto de San Juan sin tomar en cuenta el efecto que esto tendrá sobre los comercios del Viejo San Juan y sobre el turismo en general en Puerto Rico. Tampoco han tomado con seriedad la posición de las compañías de cruceros que han apoyado a Puerto Rico. Por ejemplo, Royal Caribbean ha invertido alrededor de 60 millones en construcción relacionada a los muelles 1 y 2”, expresó la alcaldesa.

Por otro lado, Carmen Yulín reiteró su oposición a la privatización del Puerto de San Juan, más aún cuando no se tiene información sobre el proceso.

“En San Juan nos oponemos a la privatización del Puerto de San Juan, sobre todo, cuando el gobierno central ha llevado este proceso a espaldas del pueblo. Hay múltiples opciones. Por ejemplo, Las compañías de cruceros podrían hacer un consorcio entre ellas para cada una desarrollar una parte de los muelles. Esa inversión aseguraría su permanencia prolongada en Puerto Rico”, dijo.

El proceso “ha excluido a estas compañías que son las únicas que pueden aumentar la cantidad de viajes de cruceros pues son dueñas de las embarcaciones. Continuar con el curso de acción comenzado en la administración de Ricardo Rosselló sería entregar la llave de los puertos del país a una compañía que tiene como prioridad sus intereses y no los del pueblo de Puerto Rico. La Gobernadora tiene la oportunidad de hacer lo correcto para el país y no hacer lo correcto para ciertos inversionistas o haciendo que el país pierda control sobre sus puertos”, concluyó la alcaldesa.

La privatización de los puertos aun no se ha formalizado ni adjudicado aunque si se ha conocido el nombre de la empresa Global Ports, como la compañía que gestionará los muelles en forma de concesión público-privada.

Ello ha generado la molestia de algunas empresas de cruceros que ven un aumento del costo de sus atraques y su falta de participación en un negocio que conocen al dedillo.

Al problema se une la extrañeza que ha causado la reacción de sorpresa del gobierno de la isla, ante el anuncio de Royal Caribbean de reducir sus atraques “significativamente” entre abril de 2021 y mayo de 2022.

Este lunes la directora ejecutiva de la Compañía de Turismo, Carla Campos, y el responsable interino de la Autoridad de Puertos, Joel Piza, se refirieron al asunto y quienes la semana pasada viajaron a Miami para unirse al esfuerzo conjunto de la isla caribeña.

“Puede decir que no hubo una determinación tajante de oponerse a la privatización. El acuerdo al que se llegó es que ellos tienen un sinnúmero de preguntas que el Gobierno de Puerto Rico se comprometió en contestar”, señaló Campos.

Dijo además que en el caso de Royal Caribbean esta compañía quiere abordar con el Ejecutivo asuntos que no le interesa sean tratados con sus competidores.

Pizá indicó, por su parte, que el proceso de alianzas público-privadas sigue en proceso y que se mantendrá a pesar de que se escuchen las preocupaciones de las compañías de cruceros.

Fuente: EFEUSA