La comisionada residente, Jenniffer González Colón, detalló el panorama favorable en la capital federal para convertir su iniciativa, de atraer la manufactura de productos médicos a suelo doméstico, lo que ayudaría a impulsar la economía de Puerto Rico al contar con todos los atributos necesarios para acoger a este sector.

Desde antes de la pandemia, la comisionada residente, Jenniffer González Colón, ha abogado por considerar a la industria farmacéutica como un asunto de seguridad nacional. Hoy existen medidas en el Congreso y una Orden Ejecutiva con relación a este asunto.

El presidente Donald Trump, firmó ayer la orden ejecutiva Combatiendo las Emergencias de Salud Pública y Fortaleciendo la Seguridad Nacional al Garantizar que los Medicamentos Esenciales, Contramedidas Médicas e Insumos Críticos se Hagan en los Estados Unidos, para asegurar que medicamentos esenciales, los suministros médicos y equipos se fabriquen en Estados Unidos, esto como una medida para promover la autosuficiencia del país ante los efectos de la pandemia de coronavirus.

La orden ejecutiva cubre tanto los medicamentos y suministros médicos, como mascarillas, guantes, gafas y equipos médicos como respiradores. Se incluye el “Buy American” para garantizar la compra por parte del gobierno federal de productos hechos en Estados Unidos; y se busca aliviar las normas de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la Agencia de Protección Ambiental (EPA) para el desarrollo de manufactura avanzada e implementar medidas que ayuden a reducir el costo de producción lo que eventualmente, ayudaría a bajar el precio de los medicamentos.

“Con la proclamación anoche por parte del presidente Trump, de la nueva orden ejecutiva, se sientan las bases que establecen una nueva política pública que le da prioridad a los esfuerzos que hemos estado llevando a cabo para asegurar nuestra cadena nacional de suministros médicos y poder atar esta iniciativa con la prosperidad económica de zonas desaventajadas. Puerto Rico está bien posicionado para contribuir significativamente al desarrollo de una cadena de suministros médicos nacional más robusta, ayudando a nuestra nación a proteger millones de americanos de futuras epidemias y pandemias”, explicó González Colón.

El COVID-19 ha puesto de relieve que la seguridad en asuntos de la salud es esencial para la seguridad nacional. Dado el rol de China como proveedor global de equipos de protección personal, dispositivos médicos, antibióticos e ingredientes activos, la pandemia del COVID-19 resultó en la reducción de las exportaciones de China de estos productos y en la escasez de suministros médicos críticos en los Estados Unidos. Para agravar la situación, el gobierno chino nacionalizó el control de la producción y distribución de suministros médicos en China.

En 2019, la FDA estimó que el 40% de los medicamentos terminados y el 80% de los ingredientes activos de los medicamentos se fabricaron en el extranjero, principalmente en China y en India. El 85% de los medicamentos en las reservas estratégicas de los Estados Unidos contienen algún ingrediente elaborado en China.

Medical Manufacturing, Economic Development, and Sustainability Act

En julio, la comisionada residente, radicó el HR7527 (MMEDS Act) y su colega en el Senado federal, Marco Rubio, presentó ayer la versión del Senado bajo el S. 4467. La legislación busca promover la industria de la manufactura médica, incentivando la creación de empleos, inversión de capital y el crecimiento económico en áreas económicamente afectadas “Distressed Zones”.

El MMEDS Act crea Distressed Zones (DZ)– áreas con un nivel de pobreza sostenido de más del 35%– dentro de las cuales se conceden créditos contributivos a la industria farmacéutica y de dispositivos médicos. Según el American Community Survey 1-Year Estimates del Censo federal para el 2018, más del 75% de la isla sería elegible para la designación de DZ. Se busca incentivar a farmacéuticas y manufactureras de desarrollo e investigación de equipo médico para que se reubiquen en estas zonas a cambio de inversión de capital y empleos bien remunerados.

Créditos contributivos federales

El MMEDS Act proporcionaría un crédito dólar por dólar contra los impuestos federales a las empresas en los Estados Unidos por los salarios y las inversiones de capital realizadas en zonas en dificultades, y para las compras realizadas por un fabricante a entidades localizadas dentro de un “distressed zone” (DZ)”.

Las empresas que se ubiquen en las “Distressed Zones se podrían beneficiar de 40% en créditos contributivos para salarios y beneficios marginales; 40% de depreciación y amortización de propiedad; y un 30% en compras de bienes y servicios de una DZ.

Si la empresa proviene del extranjero, los créditos contributivos aumentan: 60% en créditos contributivos para salarios y beneficios marginales; y un 50% en compras de bienes y servicios dentro de una DZ. También se le provee la oportunidad de escoger entre un crédito de 60% de depreciación y amortización de propiedad o tomar una deducción inmediata de esos costos.

Productos de Salud Poblacional

Se ofrecen, además, incentivos adicionales a los productores de productos de salud poblacional, que se definen como medicamentos o dispositivos médicos que han sido identificados por la Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico (BARDA) para atender problemas de salud crónicos (como diabetes y enfermedades del corazón) que agravan los efectos de las pandemias y causan un daño desproporcional en poblaciones vulnerables.

El MMEDS Act le permitiría a BARDA facilitar (y cuando sea posible, agilizar) la innovación, investigación, desarrollo, aprobación, y adquisición de productos de salud poblacional por las agencias federales de salud, y la expansión de infraestructura y el aumento en capacidad de producción de productos de salud poblacional dentro de los Estados Unidos. El MMEDS Act le ordenaría a BARDA a colaborar con las agencias federales para agilizar la aprobación de los nuevos productos de salud poblacional y para promover contratos de compraventa con las agencias federales de salud de estos nuevos productos. Estas dos iniciativas son cónsonas con la nueva orden ejecutiva.

El MMEDS Act también ordenaría al Departamento de Salud federal (HHS) a realizar un estudio para determinar si la necesidad de promover el desarrollo de productos de salud poblacional amerita una recomendación al Congreso federal para que se le extiendan a los productos de salud poblacional los beneficios concedidos por el GAIN Act (procesos de aprobación expedita y extensiones al periodo de exclusividad de comercialización).

Beneficios para Puerto Rico bajo el MMEDS Act

El MMEDS Act posicionaría a Puerto Rico para hacer contribuciones esenciales en tres áreas de preocupación nacional crítica:

1, Cadena nacional de suministros médicos. Puerto Rico cuenta con la infraestructura y experiencia para recibir a estas industrias y comenzar de inmediato la producción nueva.

  1. Proteger a las poblaciones más vulnerables. La crisis de COVID-19 ha puesto en relieve la necesidad de innovación y desarrollo de productos de salud poblacional para tratar condiciones crónicas que afectan negativamente la capacidad de responder efectivamente a epidemias y pandemias y que estén ampliamente disponibles.
  2. El desarrollo y producción de productos de salud poblacional. Ha habido una inversión insuficiente en productos para atender condiciones crónicas que agravan el efecto de las epidemias, lo que ha resultado en una falta de preparación para enfrentar futuras epidemias.

Puerto Rico se beneficiaría con la creación de empleos e inversión en infraestructura. El proyecto le da prioridad a la inversión en zonas económicamente desfavorecidas, apuntando a áreas con altas tasas de pobreza, donde más se necesitan empleos. Los créditos contributivos están atados a la inversión de capital y el mantenimiento y la creación de empleo, a diferencia de otras propuestas que proporcionan beneficios contributivos federales sin ninguna garantía de reinversión en la comunidad.

Se promueve innovación en nuevos medicamentos al proveer certeza de que un mercado para estos productos será apoyado mediante acuerdos de compra con las agencias federales de salud. Esto deberá incentivar la inversión en manufactura de productos médicos innovadores, ampliarlas oportunidades de investigación y desarrollo en Puerto Rico y brindarle a nuestras universidades y centros de aprendizaje oportunidades adicionales para desarrollar patentes y otra propiedad intelectual.

La medida favorece a la manufactura doméstica aún fuera de las DZ, al otorgar créditos a manufactureros si obtienen bienes o servicios de proveedores localizados dentro de una DZ.

Gestiones de la comisionada

Esta no es la primera vez que la comisionada impulsa esta alternativa de desarrollo económico para la Isla y demás jurisdicciones en desventaja económica.

Desde el inicio de su término, la comisionada residente ha respaldado mantener y aumentar la solidez de la industria farmacéutica en la isla; desde el año pasado, ha abogado por que la producción doméstica de productos farmacéuticos se considere un asunto de seguridad nacional, se ha unido a otros proyectos de ley que buscarían el mismo objetivo y ha presentado iniciativas ante la Casa Blanca, el Congreso y diversos grupos económico en la Isla.

Desde el pasado mes de febrero, la comisionada ha discutido con la Casa Blanca sus ideas de reactivar el sector manufacturero en la isla. Lo ha hecho con el ayudante del Presidente de los Estados Unidos, director de Política Comercial y de Manufactura y coordinador de políticas pública de la Ley Nacional de Producción de Defensa, doctor Peter Navarro, quien se ha mostrado positivo ante la propuesta; con el ayudante del presidente para los asuntos de recuperación por desastre de Puerto Rico, el contralmirante Peter Brown, con quien ha visitado manufacturas en la isla y tiene en agenda visitar más en su próximo viaje.

El 20 de mayo de 2020, González Colón, le presentó al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, su propuesta de legislación para atraer la manufactura a los Estados Unidos y asegurar la cadena de suministros nacional, esto durante una conferencia telefónica organizada por el presidente para poder hablarle a líderes de la comunidad hispana a nivel nacional,

Durante el pasado Congreso radicó el H.R. 6785 Economic Development Act for Distressed Zones of 2018 y otras dos medidas similares en este Congreso 116: H.R.1525 Economic Development Act for Distressed Zones of 2019 y H.R. 6443 Securing the National Supply Chain Act of 2020.

Esta iniciativa de la comisionada tiene además el respaldo del gobierno de Puerto Rico.

La comisionada respalda o es coautora como: H.R. 6482 Protecting Our Pharmaceutical Supply Chain from China Act of 2020 para mantener una lista de los países de origen de todos los medicamentos mercadeados en los Estados Unidos y prohibir el uso de fondos federales para comprar las drogas manufacturadas en China; H.R. 6708 Securing America’s Medicine Cabinet Act of 2020, para apoyar el programa de manufactura de tecnología avanzada de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA).

Además están el H.R. 6393 Strengthening America’s Supply Chain and National Security Act, que le requeriría al secretario de la Defensa presentar ante el Congreso un informe de la dependencia del Departamento de la Defensa en importación de ciertos productos médicos hechos, en parte o en su totalidad, en ciertos países para establecer requisitos de informes posteriores a la comercialización para productos farmacéuticos y para otros fines; el H.R. 6431 Made in America Emergency Preparedness Act, medida para requerir la creación de una comisión nacional para preparase para futuras emergencias nacionales; y el H.R. 6690 Beat China Act, para enmendar el Código de Rentas Internas de 1986 para proveer incentivos para relocalizar la manufactura de farmacéuticas y equipo médico a los Estados Unidos.

Justo antes de la pandemia, González Colón depuso ante el Subcomité de Defensa del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes federal, presentando sus prioridades para Puerto Rico en el área de defensa para el año fiscal 2021, que incluyeron expandir la presencia de investigación y manufactura farmacéutica en la Isla como un asunto de seguridad nacional.

Hizo hincapié en que se deber traer la manufactura de vuelta a Estados Unidos, mostrando a Puerto Rico como el lugar idóneo para expandir e invertir en la manufactura en la nación americana durante sus ponencias ante el Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado federal y el Grupo de Trabajo de China en el Congreso.



¡Joven, este mensaje es para ti! Estás entre las edades de 12 a 19 años y estudias en el sistema público del país. Queremos conocer tu historia de éxito. Registro para participar de los nuevos "influencers"




En casa aprendo presenta, de forma dinámica y entretenida, un currículo de las materias de español, inglés, ciencias, matemáticas, estudios sociales, bellas artes y educación física.