El Pentágono reforzará su contingente desplegado en Arabia Saudita en 3.000 efectivos además de enviar material bélico adicional a su aliado en Oriente Medio, ha comunicado el Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Por solicitud del Mando Central de EE.UU., el secretario de Defensa, Mark Esper, ha autorizado el despliegue de fuerzas adicionales en el país saudita, así como de dos escuadrones de cazas, un ala aérea expedicionaria, dos baterías de sistema antiaéreo Patriot y un sistema antimisiles THAAD.

Se detalla en el comunicado que Esper avisó esta mañana al príncipe heredero y su homólogo saudita, Mohamed bin Salman, sobre el despliegue adicional destinado a reforzar la defensa de la monarquía.

En el documento se subraya que EE.UU. “no está buscando un conflicto con el régimen iraní pero mantendrá capacidades militares robustas en la región que estén listas a responder a cualquier crisis y defiendan a las fuerzas de EE.UU. y sus intereses en la región”.

Los planes de aumentar el contingente y arsenal estadounidense en Arabia Saudita fueron anunciados por Washington el mes pasado, luego de que un grupo de drones lanzara el 14 de septiembre un ataque contra dos refinerías de petróleo de la compañía Saudi Aramco ubicadas al este del país árabe.

El ataque hizo que la producción de crudo saudita se desplomara durante varios días casi a la mitad, sacudiendo los mercados.

Aunque la acción fue reivindicada por las fuerzas rebeldes hutíes de Yemen, Washington acusa a Teherán de estar detrás de estos ataques. Desde el país persa lo niegan y tachan las acusaciones de “mentiras absolutas”.

Fuente: actualidad.rt.com