Federales arrestan a exadministradora de FEMA y al expresidente de Cobra Energy por fraude billonario

0
4404

Agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos arrestaron a tres personas, entre ellas, una exadministradora de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) por presunto fraude de fondos federales para la recuperación tras el paso de los huracanes Irma y María por Puerto Rico.

La información fue ofrecida este martes en conferencia de prensa en San Juan por la responsable de la fiscalía federal en Puerto Rico, Rosa Emilia Rodríguez, quien señaló que se trata de Asha Tribble, exadministradora de la región 2 de FEMA; Jovanda Patterson, antigua empleada de dicha agencia y a Donald Keith Ellison, el expresidente de la empresa energética Cobra -que llevó a cabo trabajos de restauración eléctrica en la isla tras el paso de los huracanes-.

“Estas personas llegaron a Puerto Rico para ayudar con la recuperación por la devastación de María. Sin embargo, decidieron aprovecharse de las precarias condiciones que había y se involucraron en un sistema de fraude para enriquecerse a costa de nuestro sufrimiento”, dijo Rodríguez. “Las acciones de estas personas son lamentables. Se aprovecharon de uno de los momentos más vulnerables en la historia moderna de Puerto Rico para enriquecerse a costa del gobierno”.

A la empresa Cobra se le otorgaron alrededor de 1,800 millones de dólares en contratos para trabajos en la AEE que pagaba FEMA. El primer contrato a Cobra se le otorgó el 19 de octubre de 2017. La cantidad inicial fue de 200 millones de dólares. Fue firmado por una persona que representaba a Cobra, descrito en la acusación como “Individuo A”. El contrato fue enmendado en varias ocasiones desde noviembre de 2017 hasta el 27 de febrero  de 2018. En esa enmienda de febrero, se aumentó la cuantía del contrato en 945 millones de dólares. En marzo 26 de 2018 se le otorgó un segundo contrato por 900 millones de dólares. La investigación sobre contratos adicionales continúa.

Los arrestos, realizados en Estados Unidos, estuvieron a cargo de la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional, con el apoyo del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por su sigla en inglés). Tribble fue arrestada en Florida, Ellison fue arrestado ayer en Oklahoma, mientras que Patterson, jefa de personal en FEMA, fue arrestada en California.

La acusación detalla que Cobra llegó a Puerto Rico de la mano de una persona que Rodríguez se negó a identificar. Estas acusaciones fueron presentadas ante un gran jurado federal el pasado 3 de junio. El pliego acusatorio tiene 15 cargos contra los acusados que, de ser encontrados culpables, podrían estar más de 30 años en cárcel. Los cargos incluyen conspiración de soborno contra un oficial público, declaraciones falsas, fraude con fondos de recuperación, fraude en servicios honestos, violaciones al Travel Act y fraude electrónico.

Según explicó la jefa de fiscalía federal en Puerto Rico, Tribble y Ellison comenzaron una relación personal en la que el ejecutivo le hizo varios regalos a la funcionaria a cambio de información sobre el funcionamiento de la AEE y los contratos pendientes. Tribble además abogaba por los intereses de la empresa contratada por el gobierno federal y cuyo contrato FEMA luego reembolsaba. A cambio de estas ayudas, Ellison le consiguió trabajo a Patterson en Cobra por un salario mucho mayor del que ganaba en FEMA. Los beneficios que recibió Tribble a cambio de cabildear a favor de Cobra incluyen pasajes aéreos en primera clase de San Juan a Nueva York, servicios de seguridad personal de noviembre a diciembre de 2018, pasajes ida y vuelta de Washington a Carolina del Norte, acceso a una tarjeta de crédito y a un apartamento en San Juan, además de trabajo para Patterson.

Patterson, en tanto, era empleada de FEMA y participó en los procesos de licitación de contratos de Cobra mientras negociaba su empleo con Cobra. De acuerdo con las autoridades federales, Patterson ideó un plan para defraudar a Cobra Energy al decir que su salario en FEMA era mayor al que recibía. Así, logró que le ofrecieran un salario de 160.000 dólares anuales, además de un bono.

De acuerdo con la acusación, Tribble presionó a los altos ejecutivos de la AEE para beneficiar a la empresa. 

“La señora tenía una posición tan alta en FEMA y por sus actos fue teniendo más autoridad y tenía a cargo todo lo que tenía que ver con la AEE (Autoridad de Energía Eléctrica, de Puerto Rico). Lo que ella decía era ley…los empleados (de FEMA) insistían en que podían hacer los trabajos, pero se les daba a Cobra”, expresó Rodríguez.

Por ejemplo, tras la explosión de la subestación de Monacillos en San Juan en febrero de 2018, la exfuncionaria federal presionó a los ejecutivos de la AEE para que utilizara a empleados de Cobra para la reparación, a pesar de que los funcionarios de la AEE insistieron presuntamente para que se utilizara a los empleados estatales.

“No tenemos en este momento ningún indicio de que algún ejecutivo de PREPA (AEE) esté involucrado”, dijo la fiscal federal. 

Por su parte, la vicepresidenta de la Cámara de Representantes de Puerto Rico, Lourdes Ramos, reaccionó “indignada” ante las denuncias de corrupción en altas esferas federales por fondos destinados a la reconstrucción del sistema eléctrico tras el paso del huracán María.

Resaltó que, aunque la corrupción ataca a “todos sin distinción de raza o nacionalidad, lo cierto es que las acusaciones federales reflejan que muchos intereses económicos pensaron primero en el lucro y en el enriquecimiento personal, que en rescatar las esperanzas de nuestro pueblo”.

Vea parte de la conferencia de prensa: 

Fuente: EFE y varias agencias