Luke Perry, astro de “90210”, muere tras derrame cerebral

0
333

Luke Perry, quien saltó a la fama como el chico rico y rebelde Dylan McKay en la serie televisiva “Beverly Hills, 90210”, murió el lunes tras sufrir un derrame cerebral masivo, dijo su publicista. Tenía 52 años.

Perry falleció rodeado de familiares y amigos, dijo el publicista Arnold Robinson. El actor estuvo hospitalizado desde el miércoles, cuando operadores del número de emergencias 911 enviaron ayuda médica a su casa en el área de Sherman Oaks en Los Ángeles tras recibir una llamada.

“La familia aprecia el apoyo y oraciones que les han sido extendidas para Luke desde todas partes del mundo, y respetuosamente solicitan privacidad en este momento de gran dolor”, dijo Robinson en un comunicado. Junto a la cama de Perry se encontraban sus hijos Jake y Sophie, su prometida Wendy Madison Bauer, su exesposa Minnie Sharp y su madre, Ann Bennett.

Durante tres temporadas Perry interpretó a Fred Andrews, el padre del personaje principal de Archie Andrews, en la serie “Riverdale” de The CW, una versión oscura del libro de historietas “Archie”. Y tenía previsto volver para una cuarta temporada.

El actor de “90210” Ian Ziering le rindió homenaje en Twitter, donde admiradores y celebridades recordaron a Perry y lo lloraron. “Por siempre disfrutaré las entrañables memorias que compartimos los últimos treinta años “, dijo Ziering. “Que tu viaje en adelante sea enriquecido por las magníficas almas que se han ido antes que tú, así como lo has hecho aquí con aquellos que dejas atrás”.

Biografía:

Nacido y criado en el pueblo rural de Fredericktown, Ohio, Perry adquirió instantáneamente estatus de galán de Hollywood gracias a la exitosa serie juvenil “Beverly Hills 90210”, que se transmitió de 1990 al 2000. En una entrevista en el 2006 con The Associated Press, contó que en parte lo inspiró para ser actor una foto de Paul Newman que su madre conservaba en su espejo.

Recordó que su madre le había dicho: “Él es el hombre más hermoso del mundo, cariño… es una estrella de cine”.

“Pensé, ‘OK, genial’. Lo vi y sí, ¿¡quién no querría ser Paul Newman!?’”, dijo.

Pero Perry expandió sus intereses más allá de la actuación, identificando la historia como una pasión y a su familia como una prioridad.

En esta foto del 6 de agosto del 2018, Luke Perry, miembro del elenco de la serie de CW “Riverdale”, posa durante un evento promocional en Beverly Hills, California. El actor de 52 años murió el lunes 4 de marzo del 2019 tras haber sufrido un derrame cerebral la semana pasada, informó su publicista. (Foto por Chris Pizzello/Invision/AP, Archivo)

“Cuando uno es joven uno puede tener solo trabajo, y yo hice eso por mucho tiempo”, dijo a la AP en el 2006. “Pero eso ya no domina mi atención del mismo modo. He resuelto muchos de los misterios e interrogantes que tenía al respecto, pero la vida nos ofrece misterios todos los días”.

Perry apareció en un puñado de películas, como “The Fifth Element” (“El quinto elemento”), ”8 Seconds” (“8 segundos) y “American Strays”. Trabajó en el drama carcelario de HBO “Oz” y le prestó su voz a series animadas como “The Incredible Hulk” y “Mortal Kombat”.

Debutó en Broadway como Brad en el musical “The Rocky Horror Picture Show” y protagonizó en el West End de Londres otra adaptación teatral de una película, “When Harry Met Sally”. En años recientes actuó en las series “Ties That Bind” y “Body of Proof”.

El mismo día que fue hospitalizado, Fox TV anunció seis nuevos episodios de “90210” con la mayoría de los actores del elenco original, pero Perry no estuvo entre ellos.

En la serie original, el personaje de Perry pasó de ser un ermitaño a ser parte de un círculo cerrado de amigos que incluía a los mellizos Brenda y Brandon Walsh (Shannen Doherty y Jason Priestley), pero también enfrentó una serie de problemas románticos, familiares e incluso de drogadicción. Perry dejó la serie en 1995 para interpretar otros papeles, pero volvió en 1998 por el resto del programa como actor invitado.

En una entrevista en el 2011 con la AP Perry dijo que él y sus compañeros de reparto masculinos eran un “grupo realmente bueno y fuerte” mientras la serie se transmitió y que seguían siendo muy amigos.

Fuente: La Prensa Asociada