Se descubren las primeras grabaciones musicales de Puerto Rico

0
637

El hallazgo realizado por el Instituto de Cultura incluye la grabación original de La Borinqueña

El Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) anunció un importante descubrimiento para la historia musical de Puerto Rico. Cerca de 100 cilindros de celuloide, que contienen música grabada entre el 1909 y el 1913, fueron hallados durante las investigaciones que se llevan a cabo en el Archivo General de Puerto Rico (AGPR), adscrito al ICP. En esta colección se encuentran las primeras grabaciones de música puertorriqueña.

“Este hallazgo tiene un gran significado en tiempos en que el arte, la música y la cultura se convierten en los principales elementos que unen a todo el pueblo puertorriqueño. Sentimos una gran responsabilidad en custodiar estas valiosas piezas que serán de gran ayuda para investigaciones, en y fuera de Puerto Rico. Queda en evidencia que a través de la música podemos reafirmar nuestra historia como pueblo y apreciar la esencia de nuestro pasado”, expresó el director ejecutivo del ICP, Carlos R. Ruiz Cortés, sobre las piezas musicales que serán digitalizadas para garantizar su conservación.

Los cilindros centenarios que se conservan y se custodian en el AGPR se grabaron en cera, en 1909. En 1912, éstos se transfirieron a Blue Amberol, lo que facilitó su duración. Once (11) piezas de la Serie Puertorriqueña se digitalizaron. La Serie Puertorriqueña contiene 24 obras grabadas de las que hemos localizado 11. En ella se incluye “La Borinqueña” de Félix Astol, cantada e instrumental, danzas de Juan Morel Campos, canciones a dos voces, seis chorreao y coplas, entre otras.

La Unidad de Música, del Programa de Artes Escénico Musicales del ICP, junto con un investigador, hallaron en el Archivo de Música los cilindros de celuloide. Estos son considerados piezas raras y muy valiosas para documentar la historia de las grabaciones musicales y de sonidos, sobre todo de Puerto Rico. El uso de la cera se descontinuó una vez que la empresa Edison desarrolló un polímero más resistente, el celuloide. Este material se utilizó para desarrollar la línea de los Amberoles. La colección del Archivo General es, en su mayoría, Amberoles Azules (Blue Amberol) y fue un gran avance para la época por ser más resistentes y duraderos. Para poder escucharlos los Amberoles se necesita un fonógrafo especial conocido como la Amberola, que son de 4 minutos de duración.

Con la llegada del disco de pasta, los cilindros y este modelo de fonógrafo fueron descontinuados. Edison Records fue la última en abandonar ese medio, en 1929. Quedan muy pocos fonógrafos en Puerto Rico y posiblemente en todo el mundo.

El Archivo de Música, que se creó en 1957 por iniciativa del pianista y compositor Amaury Veray Torregrosa, primer director del Programa de Música del ICP, cuenta con muchos recursos para investigadores, músicos y estudiantes. Además de contar con cerca de 30,000 partituras, hay publicaciones y grabaciones en diversos medios. Cerca de 2,600 partituras son Danzas puertorriqueñas. Hasta el momento, una de las colecciones más completa de música puertorriqueña.

A tono con este descubrimiento, el ICP celebró el conversatorio “Las primeras grabaciones musicales puertorriqueñas” en el Anfiteatro Ricardo Alegría, del AGPR, en Puerta de Tierra, San Juan. En el conversatorio participaron expertos y conocedores del tema como Ramón Vázquez Lamboy, músico e investigador, Cristóbal Díaz Ayala, escritor e investigador especializado en la música puertorriqueña y cubana, el Dr. Ángel (Chuco) Quintero y el etnomusicólogo e investigador de la cultura afroantillana, doctor Emanuel Dufrasne. Además. en las salas del AGPR el público podrá visitar una exhibición sobre el tema, que permanecerá hasta el 29 de agosto de 2019.

Para más información puede comunicarse al 787-724-0700 ext. 1321.