Una cuarta parte viviendas en Culebra y Viejo San Juan se alquilan por Airbnb

0
698

El impacto de Airbnb en Puerto Rico es tal que ya supera las 10.000 unidades en la isla, y en lugares turísticos como Culebra y el Viejo San Juan una cuarta parte de todas las viviendas se ofrecen a través de dicha plataforma digital de alquileres privados vacacionales, lo que evidencia su altísima penetración en el mercado.

Así se desprende de un informe de la firma Estudios Técnicos en momentos en los cuales se debate en la isla la Ley de Condominios que busca regular estos alquileres, que también han cuestionado residentes de el Viejo San Juan, una de las zonas que más habitaciones tiene para esta modalidad de alquiler.

El análisis de Estudios Técnicos midió la penetración de Airbnb en Puerto Rico como el por ciento de unidades de vivienda existentes en una localización que se dedican a este servicio.

“Para poder encontrar dónde tienden a concentrarse estas propiedades, se utilizó el número total de hogares en cada código postal y se contrastó con el número de unidades de Airbnb.

“Los lugares de Puerto Rico donde existe una mayor penetración de Airbnb son los principales zonas costeras de Puerto Rico: la isla municipio de Culebra, el Viejo San Juan, Ocean Park, Vieques, Rincón, e Isla Verde”, explicó Roberto A. López, economista y analista de mercados de Estudios Técnicos, Inc.

En Culebra existen 1.519 hogares, de los cuales 416 son propiedades para alquiler a través de Airbnb; esto refleja una penetración del 27,39 por ciento del servicio.

Por otro lado, 1.012 propiedades de los 4.165 hogares en el Viejo San Juan son unidades de Airbnb, para una penetración del 24,3 por ciento.

Por el contrario, las zonas donde hay menor penetración de Airbnb son zonas del centro de la isla como es el caso de Corozal, Yauco, Las Piedras, Guayanilla, San Lorenzo, y Villalba.

López destacó que el costo por día de una propiedad en Airbnb depende de su cercanía a la playa y del valor de la propiedad en el lugar, en ese orden.

“Las propiedades que se alquilan más caras en Puerto Rico se concentran en Dorado (420 dólares la noche promedio), Palmas del Mar (300 dólares) y Río Grande (268 dólares).

Esta lista incluye a Vieques (204 dólares por noche de media) y Culebra (193 dólares), lo que significa que no solo son zonas de alta penetración, sino también de alto precio.

Estas dos características juntas “hacen de estos municipios lugares ideales para un inversionista en alquileres de corto plazo”, indicó.

El informe señala que el número más reciente de propiedades de Airbnb en Puerto Rico es de aproximadamente 10.000 unidades.

Las zonas con la mayor cantidad de propiedades de Airbnb son Rincón (oeste), con 1.201 propiedades; Miramar (San Juan), con 1.183; Torrecilla Baja (San Juan), con 1.180 y el Viejo San Juan, con 1.012; y Ocean Park (San Juan), con 986.

“Con un mayor número de propiedades e instalaciones turísticas, es lógico que el área metropolitana sea la zona con más unidades de Airbnb. Pero una alta proporción de unidades Airbnb en el área metro están en condominios, lo que explica la atención que se le ha dado al tema en las discusiones sobre la nueva legislación de condominios”, añadió López.

Dicha pieza legislativa, actualmente en proceso de análisis, busca que ningún bloque de edificios pueda prohibir que los propietarios de las viviendas alquilen las mismas a corto plazo con plataformas digitales como Airbnb.

Entre julio de 2017 y junio 2018 la Compañía de Turismo de Puerto Rico obtuvo 5,9 millones de dólares en concepto de impuesto por habitaciones procedentes del modelo de alojamiento a corto plazo.

Entre otros, la plataforma de alquileres turísticos Airbnb logró por impuesto por habitaciones, 2,8 millones de dólares, seguido de por Home Away (472.000 dólares) y Join a Join (23.000).

Los datos fueron ofrecidos el pasado mes de octubre en las vistas públicas de la Comisión de Asuntos Municipales que preside el representante Reinaldo Vargas, del Proyecto de la Cámara 1644 cuyo fin es prohibir que los municipios puedan limitar, prohibir o reglamentar las empresas de alojamientos a corto plazo.

Fuente: EFEUSA