Varios tesoros de Notre Dame se salvan del fuego

0
305
Imagen difundida el martes 16 de abril de 2019, en las que se observan llamas y humo después de que se derrumbó la aguja de la catedral de Notre Dame en París, el lunes 15 de abril de 2019. (AP Foto/Thierry Mallet)

Un infierno que se extendió por la Catedral de Notre Dame durante más de 12 horas destruyó su aguja y parte de su techo, pero dejó a salvo sus campanarios medievales gemelos, y los esfuerzos frenéticos de rescate evitaron daños graves a los “tesoros más preciados” del monumento, como la Corona de Espinas que supuestamente portó Jesús, informaron el martes las autoridades.

También sobrevivió el famoso órgano de la catedral católica del siglo XVIII, que cuenta con más de 8.000 tubos, después de que se pusiera en marcha rápidamente un plan para salvaguardar las obras maestras y las reliquias tras el inicio del fuego el lunes. También se salvaron las estatuas que se retiraron del techo hace apenas unos días para su restauración.

Las autoridades consideran el incendio como un accidente, posiblemente como resultado del trabajo de restauración del tesoro arquitectónico global que sobrevivió a casi 900 años de tumultuosa historia francesa, pero que fue devastado en el incendio del segundo día de la Semana Santa.

Lo que quedó en pie fue una estructura ennegrecida del monumento inmortalizado por Víctor Hugo en su novela de 1831 “Nuestra Señora de París”.

El fiscal de París, Remy Heitz, declaró que la investigación será “larga y compleja”. Dijo que unos 50 investigadores participan en la averiguación y que interrogarán a empleados de cinco empresas contratadas para realizar renovaciones al techo de la catedral, donde al parecer comenzaron las llamas.

Heitz relató que la primera alarma sonó a las 6:20 p.m. del lunes, pero que no se detectó fuego alguno. La segunda alarma fue a las 6:43 p.m. y que a partir de ahí se descubrieron las llamas en el techo de la catedral.

El hecho de que probablemente se trató de un accidente no hizo nada para aliviar el sentimiento de luto colectivo.

“Notre Dame sobrevivió la historia revolucionaria de Francia y ahora esto ocurrió durante labores de reconstrucción”, comentó el exministro de Cultura Jack Lang.

El ministro del Interior de Francia, Christophe Castaner, aseguró el martes que aún hay riesgos para la estructura de la catedral, que “está bajo vigilancia permanente porque aún podría tambalearse”.

En declaraciones a reporteros en la iglesia, añadió que los empleados públicos tendrán que esperar 48 horas antes de poder entrar a la catedral y cuidar las obras de arte allí. Algunas de esas obras eran demasiado grandes como para ser sacadas.

“Estaremos cuidándola (a la catedral) en su lecho de enferma”, expresó el ministro.

El vicealcalde de París, Emmanuel Gregoire, expresó “el enorme alivio” de las autoridades ante el buen estado de varias de las reliquias, como la Corona de Cristo, que fueron trasladadas a “una ubicación secreta” después del incendio.

La corona es considerada la reliquia más sagrada de Notre Dame. Fue traída a París por el rey Luis IX en el siglo XIII y se dice que fue colocada en la cabeza de Jesús durante la crucifixión. También se salvó la túnica de San Luis, una prenda larga, similar a una camisa del siglo XIII, dijo el ministro de Cultura Franck Riester.

El ministro de cultura de Francia afirmó el martes que “los más preciados” tesoros de la Catedral de Norte Dame están a salvo luego del incendio que sufrió.

El ministro Franck Riester dijo a reporteros frente a la iglesia que otras obras de arte serán trasladadas el martes y miércoles de un almacén en la alcaldía al Museo de Louvre. Allí se deshumidificarán, protegerán y restaurarán.

Añadió que los cuadros serán sacados de la iglesia a partir del viernes: “Sospechamos que no han sido dañados por el fuego, aunque habrá seguramente algo de daño por el humo”.

Las estatuas religiosas que se retiraron la semana pasada del tejado de la catedral dentro de las obras de restauración de la monumental aguja del templo también se salvaron de las llamas.

Las imágenes de cobre de tres metros de alto, que representan a los 12 apóstoles y a los cuatro evangelistas y que observaban la ciudad desde el punto más alto de Notre Dame, a 96 metros, fueron enviadas al sur de Francia como parte de las obras de renovación de la aguja. Los trabajos estaban valorados en seis millones de euros (6,8 millones de dólares).

Los bomberos declararon el martes que triunfaron en una batalla de más de 12 horas para extinguir el infierno que devoraba la emblemática catedral. Al amanecer del martes, se veían numerosos arquitectos y expertos examinando las dos torres que alojan las campanas, de unos 69 metros de altura.

“La tarea, ahora que ya no hay riesgo de incendio, es restaurar al edificio, ver cómo la estructura puede mantenerse en pie”, dijo el viceministro del Interior Laurent Nunez enfrente del edificio.

El presidente del país, Emmanuel Macron, se comprometió a reconstruir una catedral que calificó como “una parte de nosotros” y pidió ayuda exterior para hacerlo.

Fuente: AP